Causas y tratamientos

Mojar ocasionalmente la cama

A medida que los niños crecen, todos los padres saben que habrá piedras en el camino. Y, a pesar de lo frustrante que puede ser para el adulto y el niño, la enuresis nocturna es solo uno de ellos.

 

Casi todos los niños tendrán su cuota de accidentes nocturnos. El truco consiste en estar preparados para lidiar con ellos.

 

Finalmente, la vejiga del niño se pondrá al día con el crecimiento del cuerpo, y los casos disminuirán. Mientras tanto, aquí hay algunas sugerencias para ayudarte a que te sientas más preparada para los accidentes nocturnos ocasionales de tu hijo:

 

  • Conserva la calma. Tu reacción inicial podría ser regañar al niño, pero recuerda que no es su culpa. Mantener la calma ayuda a aliviar la vergüenza y le demuestra al niño que un suceso ocasional no es un gran problema, sino parte del crecimiento. Hazle saber a tu hijo que la mayoría de los niños moja ocasionalmente la cama, al menos, hasta los 7 años; por lo tanto, es probable que muchos de sus amigos tengan problemas similares.

 

  • Comenzar a limpiar. Haz que el niño ayude a deshacer la cama y pídele que se cambie el pijama. Una actitud racional y orientada a las soluciones le demostrará que se trata solo de un pequeño contratiempo. Recomendamos el uso de una funda impermeable de colchón  para reducir las consecuencias. Luego, asegúrate de que el niño vaya al baño antes de volver a la cama.

 

  • No hables de lo que sucedió. A la mañana siguiente, no hables de lo que sucedió, a menos que lo mencione tu hijo. Si no quiere hablar de lo que sucedió, simplemente asegúrale que mojar la cama es algo que se puede controlar y que no es preocupante.

 

Incluso si tu hijo experimenta accidentes nocturnos una vez cada tanto, es buena idea seguir cualquiera de estos consejos, ya que pueden ayudar a prevenir futuros accidentes:

 

  • Incluye una visita al baño en su rutina para acostarse, incluso si no necesita ir.

 

  • Los pantalones de dormir GoodNites® pueden ayudar al niño a dormirse con mayor confianza, ya que se ven y sienten como ropa interior real, pero cuentan con la protección que los niños necesitan, especialmente, cuando están acostados.

 

No importa qué es lo que funcione mejor para el niño y el adulto cuando se enfrentan a estos casos, lo más importante es apoyar al niño en esta situación. Estar preparado para estos pequeños desafíos hará que el proceso sea mucho más manejable y menos molesto para el niño.

 

Si todavía estás preocupado porque el niño moja la cama en la noche o porque se hace más frecuente, recomendamos hablar con un pediatra, ya que podrá ofrecer una mejor comprensión de los síntomas del niño y otras soluciones posibles.

 

Revista de la Academia Americana de Pediatría

 

Información tomada de: https://www.goodnites.com/es-us/

¿A los 5 años mi hijo es muy grande para mojar la cama?

Rutinas / Consejos

Soluciones sencillas para accidentes nocturnos ocasionales

Consejos / Entendiendo el problema

Calzoncitos nocturnos desechables para una tranquila noche de sueño

CONÓCELOS

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas. 
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar
x