Consejos

Técnicas para evitar las batallas a la hora de acostarse

He aprendido que incluso los mejores planes para ir a dormir no siempre funcionan a la perfección. Entre las súplicas por quedarse despiertos “solo cinco minutos más” y el sinfín de peticiones de un cuento más o un vaso de agua, mis cinco hijos tienen una extraña forma de postergar el momento de apagar las luces.

Pero no tienes que ser una esclava de las tácticas encasilladas. Estas técnicas probadas y reales ayudarán a que tus hijos descansen sin luchar:

 

  • Darles un lugar acogedor para descansar. Una cama cómoda y bien hecha y una lámpara de noche con luz suave para leer junto con una selección de libros cerca ayuda a que la hora de acostarse sea más atractiva. Deja que los niños estén a cargo de hacer sus propias camas, justo después de que se levantan, así no tienes que agregar otra tarea a tu lista de tareas diarias. Si tu hijo todavía moja ocasionalmente la cama, asegúrate de que la Ropa interior GoodNites® para la noche GoodNites® estén en un lugar discreto pero fácilmente accesible para que los puedan alcanzar ellos mismos.
  • Tener mucho tiempo. Si sabes que te pondrás nerviosa si no están todos tranquilos en la cama para las 8:30 p. m. ¡no empieces el proceso para ir a acostarse a las 8:25 p. m.! Establece un temporizador para que suene una hora antes de acostarse y comienza con calma a preparar a los niños; baja las luces, apaga el televisor, pon música relajante, prepara las pijamas — todo lo que puedas hacer para preparar el ambiente e indicarles a tus hijos que está llegando la hora de acostarse.
  • Haz las tareas previas a acostarse en el mismo orden cada noche y, si encuentras resistencia, solo culpa al reloj: “son las 8:05 p. m. esta es siempre la hora de cepillarse los dientes, ¿recuerdas?”
  • Crear un ritual divertido. Mis hijos más pequeños saben que la hora de meterse en la cama en nuestra casa siempre incluye dos rituales: hablar de lo que hicimos ese día — donde cada niño (¡y su mamá!) hacen una recapitulación de su día - y la historia de Clara la gigante una divertida historia que les conté una noche sin pensarlo, acerca de cómo su niñera accidentalmente se vuelve gigante. Se convirtió en un éxito que desde entonces contamos todas las noches.
  • Dar a los niños un período de gracia. Permíteles cinco minutos después de ponerse el pijama y cepillarse los dientes pero antes de acostarlos y apagar las luces, para que puedan tomar otro sorbo de agua o correr al baño una vez más.

 

Haz las tareas previas a acostarse en el mismo orden cada noche y, si encuentras resistencia, solo culpa al reloj.

 

Información tomada de: https://www.goodnites.com/es-us/

¿A los 5 años mi hijo es muy grande para mojar la cama?

Rutinas / Consejos

Soluciones sencillas para accidentes nocturnos ocasionales

Consejos / Entendiendo el problema

Calzoncitos nocturnos desechables para una tranquila noche de sueño

CONÓCELOS

Uso de Cookies

Este sitio web utiliza cookies para ayudarnos a brindarte la mejor experiencia cuando nos visitas. 
Conoce nuestra Política de Cookies.

Aceptar
x